Netphilos


Deja un comentario

Motivos por los que Telegram es mejor que Whatsapp

Excelente entrada del blog de Tannhausser sobre la superioridad de Telegram sobre whatsapp… justo ahora que éste último ha sido comprado por Facebook y que el śabado experimentó otra caída más.

http://lamiradadelreplicante.com/2014/02/23/motivos-por-los-que-telegram-es-mejor-que-whatsapp/

Anuncios


3 comentarios

Telegram. El sustituto de código abierto de Whatsapp

telegram_logo

Durante estas últimas semanas hemos podido comprobar cómo se ha promocionado Telegram como un sustituto del popular Whatsapp que contaría con varias ventajas sobre éste último: es opensource (código abierto), con una fuerte encriptación, y multiplataforma. No voy a incidir aquí en las características técnicas del mismo porque me sigue pareciendo insuperable el artículo publicado en el blog de /etc/cron.d:

http://etccrond.blogspot.com.es/2014/01/telegram-un-paso-hacia-la-mensajeria-libre.html

Y es que, incluso a nivel de un usuario básico o medio, Telegram posee varias virtudes que le hacen ser superior, por ahora, al Whatsapp. Estas características no tienen que ver con la seguridad de la encriptación – la mayor parte de esos usuarios son felices con Facebook -, ni con que no dependa de un único servidor sino que sus servidores estén distribuidos, ni con que puedas tener chats secretos de los que no queda ni rastro en sus servidores… Para la gran mayoría de usuarios, todo esto no deja de ser lo que ocurre detrás del escenario, y ellos lo que quieren es ver la película.

En esta línea, quiero repasar las siguientes cuatro características:

  • Telegram es multiplataforma: aunque el cliente oficial está desarrollado para Android y iPhone, podemos instalar algunos de sus clientes no-oficiales  incluso en nuestro ordenador, independientemente si éste usa Linux, Windows o Mac OSX. En la siguiente página del proyecto, podéis encontrar las aplicaciones disponibles según la plataforma:

https://telegram.org/apps

Es cierto que muchas de ellas están aún en beta (su desarrollo acaba de comenzar). Sin embargo, ésta es, sin duda, una de las grandes ventajas que tiene el que sea de código abierto pues, al facilitar su conocimiento, permite a desarrolladores independientes adaptar éste a sus necesidades o intereses. Por lo demás, yo personalmente he usado ya Webogram – el cliente web – y, contando con las limitaciones que aún tiene, no he tenido ningún problema con él.

  • Telegram permite instalaciones simultáneas: cuando empecé a utilizar el popular Whatsapp, quise instalarme su cliente en mi tablet… y descubrí que si  lo hacía y lo usaba, la instalación de mi teléfono Android dejaba de estar operativa. Esto no pasa con Telegram. Las diferentes instalaciones-clientes que uses se sincronizan entre sí, de forma que pues seguir conectado con tus contactos incluso si no tienes tu teléfono disponible en ese momento; o si eres, como yo, demasiado vago para levantarte a por el teléfono cuando estás tumbado en el sofá con tu tablet. ;-).
  • Telegram permite el envío de todo tipo de archivos: es decir, podrás enviar no sólo vídeo, audio o imágenes sino también un documento de texto, un pdf, o lo que sea. Así no tienes que abrir tu cliente de email y enviarlo como adjunto. Además, el tamaño máximo del envío es también muy superior al de Whatsapp: 1Gb. De esta forma la limitación que todos hemos padecido con el envío de vídeos en Whatsapp no será ya un problema.

Os invito a todos a probar Telegram. Es cierto que aún le queda un largo camino por recorrer y que, aunque estable, podemos experimentar algún que otro fallo – aunque, dicho sea de paso, yo no he tenido todavía ninguno. Sin embargo, con toda su trayectoria, tampoco Whatsapp ha estado libre de éstos ni lo estará. Cada nuevo dispositivo, cada evolución o actualización de Android o de iPhone es siempre un reto para los desarrolladores. Lo que sí es diferente es cómo se afrontan esos fallos, problemas o bugs en el software libre y de código abierto, comparado con cómo se hacen las cosas en el software “esclavo” (es decir, propietario) y de código cerrado. Mientras su solución en los últimos suele depender del interés de la empresa que lo gestiona y de las habilidades técnicas de los programadores que tenga en plantilla, la solución en el caso de los primeros proviene de una comunidad auto-crítica, abierta y que, además, respeta tu libertad y el derecho universal a saber.